© 2018 by Fundación Zorba. 

Seguinos en Facebook

  • w-facebook

​Seguinos en Instagram

  • White Instagram Icon

May 24, 2018

May 17, 2018

February 26, 2018

Please reload

Entradas recientes

MI LUNA

May 17, 2018

1/4
Please reload

Entradas destacadas

Cuentos de verano (para leer en otoño)

January 15, 2017

Mandorla  

 

Parte I

 

Pocos libros han tenido tanta influencia en mi vida como “Los Galgos, los galgos”, conmovedora obra de la escritora argentina Sara Gallardo. Durante mucho tiempo, Chispa y Corsario, la pareja de perros de Julián, el protagonista, encarnaron para mí toda la nobleza del mundo. Años más tarde durante mis recorridos diarios entre Buenos Aires y Luján, adonde vivía, llamaba mi atención ver en los costados de la ruta, grupos de hombres rodeados de bellísimos galgos caminando a buen ritmo. Imágenes que parecían salidas de estampas medievales. Por lo general se sucedían en los lugares más humildes, y a las mismas horas. Una tarde de verano, al borde del camino, creí reconocer en un montón de huesos, la inconfundible silueta de un galgo. Detuve el auto, abrí la puerta, y ante mi asombro, vi subir un ser atemorizado y raquítico que se entregó casi sin mirarme. A partir de ese momento, se adueñó de mi corazón para siempre y nunca más nos separamos. Poco sabía acerca de ellos, pero un día me encontré repitiendo las mismas palabras de admiración y cariño de Julián a “Chispa”: “loca”, “linda”, “bandida”, “Nefertitis”, a mi galga. Era Almendra, Mandorla en italiano, debido a dos luminosos y rasgados ojos que adornaban su pequeña y triangular cabeza. 

Pasaron ya trece años desde ese día y todavía hoy somos compañeras de ruta… Nuestras vidas se cruzaron en el momento exacto en que las dos padecíamos el mismo mal…ella abandonada, traumatizada y bajo shock, y yo igual ... Puedo admitir que quizás las razones de nuestro sufrimiento fueran diferentes, pero se con certeza que el sentimiento -si, el sentimiento- era el mismo. Con solo abrazarnos, ambas nos consolábamos mutuamente. Y comprendíamos todo de la otra… si, así era…créanme. 

De adolescente, mi madre solía decirme –con dureza y severidad- (quizás cansada de mi apasionado modo de sentir la vida) que para sanar un dolor bastaba salir de uno mismo y pensar en el dolor ajeno, yo la escuchaba y callaba. Pero secretamente me parecía imposible...

 

 

 

 

Compartí en Facebook
Compartí en Twitter
Please reload

Síguenos
Please reload

Buscar por tags
Please reload

Archivo
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square